Alivia las aftas bucales usando estos 6 remedios de origen natural

Las aftas en la boca son pequeñas úlceras de color blanquecino que se forman en la parte interna de las mejillas, el paladar o la lengua.

Estas se encuentran rodeadas por una zona enrojecida que, algunas veces, le da un aspecto similar al herpes labial.

Además de no guardar relación alguna, las aftas no son contagiosas y suelen curarse con más facilidad.

Su aparición indica el ataque de virus y bacterias en la boca, aunque también se dan por lesiones, falta de higiene y consumo excesivo de tabaco.

Lo cierto es que desaparecen por sí mismas tras varios días y, muy rara vez, provocan dolor fuerte o complicaciones.

Sin embargo, siempre se aconseja el uso de algunos remedios naturales para proteger la zona afectada y acelerar su recuperación.

A continuación te queremos compartir 6 opciones para que no dudes en aplicarlas cuando notes su presencia en la boca.

 

1. Aceite de árbol de té

El aceite esencial de árbol de té es un producto natural con propiedades antibacterianas, analgésicas y cicatrizantes que resultan idóneas para el tratamiento de las aftas bucales.

Su aplicación protege la zona afectada, por lo que evita el ataque de microorganismos infecciosos.

Ingredientes

  • 3 gotas de aceite de árbol de té
  • 1 cucharadita de agua (5 g)

Preparación

  • Diluye el aceite de árbol de té en una cucharadita de agua.

Modo de aplicación

  • Sumerge un trozo de algodón o hisopo en el líquido y aplícalo sobre la zona afectada.
  • Repite su uso 2 o 3 veces al día para obtener mejores resultados.

2. Enjuague con corteza de granada

El poder cicatrizante y antibacteriano de la corteza de granada nos permite proteger la piel irritada de las aftas en la boca.

Ingredientes

  • 1 cucharadita de corteza de granada seca (5 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)

Preparación

  • Incorpora la corteza de granada en una taza de agua y déjala hervir, a fuego bajo, durante 10 minutos.
  • Déjala reposar a temperatura ambiente y cuélala.

Modo de aplicación

  • Toma varios tragos del té y realiza gárgaras durante 2 minutos.
  • Repite el tratamiento 2 veces al día.

3. Gel de aloe vera

Para nadie es un secreto que el gel de aloe vera es uno de los mejores tratamientos naturales para las heridas y úlceras en la piel.

Su acción antibacteriana protege ante las infecciones y su poder hidratante y regenerador ayuda a cicatrizar.s

Ingredientes

  • 1 cucharada de gel de aloe vera (15 g)
  • 3 gotas de aceite de árbol de té (opcional)

Preparación

  • Extrae una cucharada de gel de aloe vera y, si gustas, combínala con 3 gotas de aceite de árbol de té.

Modo de aplicación

  • Frota el gel sobre las aftas y déjalo actuar sin enjuagar.
  • Repite su uso todos los días hasta curar la herida.

4. Enjuague con hojas de abedul

El abedul es una planta con propiedades antiséptica  y cicatrizantes que, de forma externa, pueden acelerar el proceso de regeneración de la piel.

Ingredientes

  • 1 cucharada de hojas de abedul seco (10 g)
  • ½ taza de agua (125 ml)

Preparación

  • Incorpora las hojas de abedul en una olla con agua y déjalas hervir, a fuego mínimo, durante 10 minutos.
  • Pasado este tiempo, cuela el líquido y úsalo como enjuague.

Modo de aplicación

  • Realiza gárgaras con el agua de abedul 2 o 3 veces al día.

5. Enjuague con cola de caballo

La cola de caballo tiene propiedades antiinflamatorias que ayudan a reducir la irritación y el dolor causado por las aftas.

Su infusión calma la sensación de inflamación  en la piel y, a su vez, promueve la cicatrización.

Ingredientes

  • 1 cucharada de cola de caballo (10 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)

Preparación

  • Añade la cola de caballo en una taza de agua y ponla a hervir durante 5 minutos.
  • Cuando esté lista, tápala y déjala reposar 20 minutos.
  • Filtra el líquido y úsalo como enjuague.

Modo de aplicación

  • Haz gárgaras con el té de cola de caballo después de cada cepillado.

6. Bicarbonato de sodio

El bicarbonato de sodio es un ingrediente que ayuda a neutralizar el pH de la boca y la saliva para evitar infecciones en las aftas.

Ingredientes

  • 1 cucharadita de bicarbonato (5 g)
  • ½ taza de agua (125 ml)

Preparación

  • Diluye el bicarbonato de sodio en media taza de agua tibia.

Modo de aplicación

  • Haz buches con el líquido, durante 2 o 3 minutos.
  • Úsalo todos los días hasta curar la úlcera.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *