Descubre cuál es la mejor loción hidratante según tu tipo de piel

Cada tipo de piel necesita una loción hidratante según sus características.

Y es que, en cada caso, deberá cumplir una función diferente:

  • Hidratar
  • Nutrir
  • Regular la producción de sebo
  • Combatir el acné
  • Calmar
  • Prevenir las arrugas

Descubre en este artículo cuál es la loción hidratante más adecuada para tu tipo de piel y luce así un cutis perfecto cada día. 

Una loción hidratante natural

Siempre que podamos debemos elegir una loción hidratante que esté elaborada con ingredientes naturales y, por lo tanto, que no contenga parabenos, parafinas y otros derivados del petróleo.

La opción más económica y natural son los aceites vegetales, los cuales aportan una gran cantidad de nutrientes a nuestra piel.

Es fundamental encontrar el aceite más adecuado para nuestra piel:

  • Si lo elegimos demasiado graso nos dejará la piel con brillos y con tendencia a las impurezas y el acné.
  • Por el contrario, si es demasiado ligero, no nos aportará la hidratación necesaria.

¿Cómo es tu piel?

Lo primero que debemos saber es cuál es nuestro tipo de piel, según sus características principales:

  • Piel seca: Se reseca con facilidad, con tendencia a los labios agrietados. Es una piel que tiene un aspecto mate pero, en ocasiones, apagado. Tiene más tendencia a las arrugas.
  • Piel grasa: Aunque es la piel que mejor se conserva y la que menos arrugas tiene, suele lucir demasiado brillante y puede tener tendencia a las impurezas.
  • Piel mixta: Se caracteriza por una piel grasa en la zona T (frente, nariz y mentón) y una piel seca en las mejillas.
  • Piel sensible: Es una piel muy delicada, que se enrojece o irrita con facilidad, a veces con pecas o con las venitas visibles. Es también sensible a la luz solar.
  • Piel madura: Piel más bien seca con arrugas, que pueden aparecer en la frente, junto a los ojos o debajo de la nariz. También puede tener manchas de color marrón claro.
  • Piel con acné: Predomina en los adolescentes, pero puede darse a cualquier edad. Cuando el acné es severo puede dejar marcas en la piel si no se trata de manera correcta.

Encuentra tu loción

Piel seca

Las personas con la piel seca necesitan aceites más densos y nutritivos para evitar que el cutis se reseque y que puedan aparecer arrugas prematuras.

Proponemos dos alternativas:

  • Aceite de almendra: Económico y con un alto contenido en vitamina E. También adecuado para las pieles secas y sensibles.
  • Manteca de karité: Uno de los aceites más adecuados para la piel seca, ya que la hidrata, suaviza y calma. Es sólido a temperatura ambiente, pero se derrite al aplicarlo sobre la piel.

Piel grasa

La piel grasa es más complicada a la hora de hidratarla ya que, si no usamos el producto adecuado, podemos tener un efecto rebote.

  • Aceite de jojoba: Es el aceite vegetal que tiene una textura más parecida a la del sebo de nuestra piel, gracias a su alto contenido en ceramidas.

De este modo la piel lo absorbe con facilidad, y así tenemos un cutis nutrido y sin brillos.

Piel mixta

La piel mixta necesita un aceite con la capacidad de regular la producción de sebo:

  • Aceite de coco: El aceite de coco tiene propiedades equilibrantes que también previenen las impurezas y el acné.

Piel sensible

La piel sensible y delicada necesita un aceite suave que no irrite la piel:

  • Aceite de caléndula: Es ideal para pieles sensibles, con tendencia a la psoriasis eccemas, irritaciones e incluso para quemaduras.

Piel madura

La piel madura necesita un aceite que ayude a prevenir arrugas y manchas.

  • Aceite de rosa mosqueta: El aceite de rosa mosqueta aporta una gran nutrición a las pieles apagadas y deshidratadas y suaviza las arrugas y las manchas.

Piel con acné

Para la piel con acné, que suele ser grasa o mixta, recomendamos la combinación de estos aceites:

  • Aceite de coco: Tiene propiedades antisépticas y bactericidas y ayuda a desinflamar. Además, hidrata la piel y evita las cicatrices.
  • Aceite de onagra: Regula el acné de origen hormonal y mejora el aspecto de la piel.

Podemos añadir también aceite esencial de árbol de té para potenciar los efectos bactericidas y evitar la sobreinfección.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *